El Sentido de Dios

Es último (como finalidad) de los cinco fines del escultismo:

La palabra “sentido” tiene una doble significación: permite expresar el hecho de sentir, por un lado; y por otro puede indicar también una dirección. Educar el sentido de Dios implica estos dos aspectos.

  • El descubrimiento de Dios
  • El escultismo quiere ser una ocasión para que el muchacho descubra a Dios.

Por la vida en la naturaleza, en primer lugar: el adolescente es capaz de admirarse ante la belleza de los paisajes que irá descubriendo; son nume­rosos los lugares y momentos que conducen a la contemplación. Me acuerdo de esta promesa, en la nieve, en la cumbre el Aneto, al levantarse el sol… Veladas en noches cargada de estrellas.

La vida en la naturaleza permite descubrirla de verdad, descubriendo tam­bién a Dios en la obra de su creación. La belleza de la naturaleza es un signo del amor fácilmente perceptible por el muchacho.

Por la vida con los demás. La patrulla, viviendo la ley scout, también es un signo del amor de Dios: las pruebas superadas por la ayuda mutua de todos, los momentos de alegría, la amistad sincera y sana, son ocasiones, todas ellas, se sentir a Dios en la práctica a través de los hombres. Los jefes, JP y JT, por su testimonio personal, tienen en esto un importante papel que jugar.

Por los momentos de oración previstos en nuestras actividades: en el campamento, Dios está entre nosotros. Estos momentos se prevén en el programa de cada día; oración de la mañana, bendiciones y acción de gracias en las comidas, misa, oración de la tarde seguida del silencio de la noche. Por la vida de oración de la unidad, la presencia de Dios se muestra como algo natural, por lo que dedicarle tiempo se acepta con normalidad.

Por la posibilidad de quedar con un sacerdote. El contacto con un sacerdote puede dar como consecuencia de acontecimientos variados, como la preparación de la promesa, el paso de las pruebas de clase o de las especialidades, o la preparación de una celebración. Debemos hacer todo lo posible por facilitar lazos personales entre el adolescente y el sacerdote, de manera que éste se constituya en una guía para su vida.

Cristo, final de la ruta

El escultismo propone a los jóvenes un sentido para sus vidas. Este sentido no es otro que Cristo, que es “el Camino, la Verdad y la Vida”. El escultismo no ve realizada plenamente su misión, su vocación, hasta no ofrecer a la juventud descubrir a Cristo, amarlo y seguirlo.

¿Quieres saber más sobre los 5 fines del escultismo?

SALUD – SENTIDO DE LO CONCRETO – CARÁCTER – SERVICIO – SENTIDO DE DIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *