Eres jefe/a, ¿te formas, progresas?

¿No tienes claro cómo o no sabes de dónde sacar el tiempo? en este artículo espero ayudarte a ver las cosas un poco más claras.

¿Por qué progresar?

En cuanto al fondo, hay varias razones complementarias:

  • El liderazgo (Ser Jefe) no se improvisa
  • Estás llamado a crecer
  • Tienes talento que debe dar fruto

El liderazgo (ser jefe) no se improvisa

Nuestro método de formación con las guías y los scouts se basa en el ejemplo del jefe. Si tu crecimiento personal se detiene, no esperes que tus jóvenes pasen pruebas.

Ten presente que una de tus principales responsabilidades como jefe/a es la de guiar… en concreto “formar almas”. Esta formación consiste en transmitir los valores necesarios para hacer de cada uno un hombre o mujer íntegros. Es la misión que te confían los padres, y los jefes de distrito y grupo. Pero nunca llegarás a ser “líder” improvisando: ¡hay mil cosas que debes saber para vivir y hacer vivir la aventura scout!

¿Cómo vas a hacer vivir “verdadero escultismo-guidismo” si     Sigue leyendo

Hispacamp 2012

¿Qué es un Hispacamp? Pues el término se empezó a utilizar en Guías y Scouts de Europa a finales de los años 80 cuando se celebró verano tras verano un único campamento a nivel nacional para todas las tropas y compañías (y patrullas sueltas, ¡algún año con manadas incluidas!) que había en España.

Forjaron parte de la historia de nuestra Asociación, y buena parte de los que han asumido responsabilidades en ella en los últimos años participaron en estos “hispacames” y los recuerdan con cariño.

En 2011 se organizó un campamento de carácter nacional para las tropas españolas. Se ha repetido la experiencia de nuevo este verano y se han incorporado a ella las compañías… Así que no nos hemos podido resistir a recuperar el nombre “Hispacamp” para bautizar esta nueva edición.

Hemos recogido en un pequeño sitio web buena parte del trabajo realizado durante el curso para organizarlo, y le hemos añadido algo de información sobre su desarrollo. Sirva como modesto Libro de Oro que testimonia “Qué – Quién – Cómo”.

HISPACAMP – 2012

Por supuesto si alguien de los que haya participado tiene algún material que quiera que se incluya, que no dude en ponerse en contacto con la comisaría nacional para gestionarlo.

Formación de Jefes – Fichas KRAAL

Ponemos a tu disposición las fichas ya traducidas del kraal francés. Constituyen el manual del jefe de tropa, de manera que esperamos que puedas utilizarlas para complementar la formación que hayas recibido en los CEP así como actividades interjefes.

Aún quedan unas cuantas por traducir y maquetar, que esperamos ir incorporándolas a lo largo de los próximos meses (por cierto, si te interesa formar parte del equipo de traductores hazlo saber y rápidamente te damos material…)

El objetivo es que cualquier jefe/a de unidad pueda tener acceso rápido y sencillo a esta documentación bibliográfica siempre que necesite aclarar dudas, repasar conceptos o “redescubrir” el sentido de lo aprendido o practicado con anterioridad.

Están preparadas para imprimir como folleto en dos páginas por hoja (tamaño final en A-5). No olvides configurar bien tu impresora para evitar malgastar papel.

Colores Litúrgicos

Los colores utilizados en las vestiduras y ornamentos sagrados expresan el carácter del tiempo litúrgico y las fiestas del año cristiano.

El blanco representa la manifestación de la naturaleza divina de Jesús. Se utiliza en Pascua, Navidad y otras fiestas del Señor (excepto la Pasión), así como en las fiestas de la Virgen María, los ángeles y de los santos (no mártires).

El rojo, que recuerda a la sangre y al fuego, es el color de la vida, el amor, es sacrificio de Cristo y el testimonio de los mártires. Denota el amor ardiente que es la fuerza del Espíritu Santo. Se usa del Domingo de Ramos, Viernes Santo, Domingo de Pentecostés, las fiestas de los apóstoles, evangelistas y mártires.

Sigue leyendo

Juego de ciudad

Sin duda el juego de ciudad scout es una de las mejores herramientas para conseguir que tus guías o scouts aprendan y conozcan más sobre los detalles, historia y cultura de un lugar. Incluso te puede servir para ayudarles a centrar en qué aspectos deben fijarse para una posible-futura exploración.

Desde aspectos prácticos como aprender a moverse en transporte público, comprar entradas en un museo y trazar un buen recorrido de unos puntos a otros de la ciudad, a cuestiones más profundas relacionadas con nuestra cultura y espiritualidad. Bien equilibrado en los cinco fines, podemos preparar una gran actividad.

¿Cómo lo organizo?

Vamos a utilizar como muestra un juego por la ciudad de Madrid que han organizado recientemente los jefes de allí. Como en casi todas nuestras actividades, los jefes se juegan el éxito de la actividad en la preparación: Sigue leyendo

Los cinco fines del escultismo

Baden Powell no era un teórico. Si lanzó el escultismo, lo hizo como res­puesta a las necesidades de los chicos que veía vivir en la Inglaterra de principios del siglo XX, y para remediar las carencias que observaba en la sociedad:

  • Una escuela que da una formación intelectual y teórica, pero sin preocuparse lo suficiente por el desarrollo físico y, menos aún, por la formación del carácter.
  • Un egoísmo galopante, la pérdida del sentido del bien común y del espíritu cívico.
  • La decadencia de los valores morales, espirituales y religiosos.

Frente a esta situación, el escultismo contempla cinco fines:

  1. El desarrollo físico y la salud.
  2. La formación en el sentido de lo concreto.
  3. La formación del carácter.
  4. El desarrollo del espíritu de servicio.
  5. El sentido de Dios.

    Sigue leyendo

Salud y Desarrollo Físico

La salud es el primero de los cinco fines del escultismo:

Sabemos que en la adolescencia, el muchacho conoce espectacula­res transformaciones interiores, no sólo físicas, sino también psicológi­cas. Estas transformaciones explican, en parte, el profundo malestar experimentado por el joven en relación a un cuerpo que no reconoce ya; unas veces desbordante de una vitalidad y de una energía, que puede llevarle a participar en competiciones deportivas de alto nivel, y otras con momentos de gran cansancio y debilidad que le lleva a pasar horas y horas embobado. Los hábitos de higiene y limpieza que parecían aprendidos, se olvidan o se cuestionan. La tentación de experimentar con lo prohibido (tabaco, alcohol, drogas) se intensifica por el contexto permisivo de la sociedad actual.

El escultismo, que se define y quiere ser método de educación global, toma en consideración todos los elementos de la persona, comenzando por su salud y su desarrollo físico: no se puede formar el espíritu y el corazón sin ocuparse del cuerpo. Los romanos ya lo habían comprendido, de ahí el dicho latino: “mens sana in corpore sano” (un espíritu sano en un cuerpo sano). Re­cordemos, como decía Pierre Geraod-Keraod, que “el hombre ama, piensa y reza con su cerebro, su corazón, sus glándulas y todos sus órganos”.

Teniendo así como primer fin el desarrollo de la salud, el escultismo tiene por objeto edificar los fundamentos de la persona, completa y equilibrada, en el deseo de contribuir en su construcción. El fin está hecho, parafraseando a Baden Powell, para “mostrar al muchacho el mejor medio de desarrollar su vigor y su salud, cuáles son los errores que evitar, y enseñarle que sólo él es responsable de su propia salud”.

Sigue leyendo

El Sentido de lo Concreto

Enmarcado dentro de los cinco fines del escultismo, el Sentido de lo Concreto cubre dos aspectos:

1. Quiere, en primer lugar, que los jóvenes tomen conciencia de la realidad de la vida. Hoy en día, la mayor parte de los jóvenes viven en zonas urbanas. Su entorno habitual es cada día más sofisticado y artifi­cial; todo está hecho para facilitarles la vida. En un universo de botones y “clics”, el muchacho vive como en un capullo esterilizado, insípido. Por tanto, no debe asombrar que busque huir hacia paraísos artificiales. Pero rápidamente se convierte en un prisionero, en un esclavo de las costum­bres cómodas y placenteras; incluso cuando se va de “camping”, llevando con ellos aquello que estiman indispensable para su vida: cama, frigorífico, radio o televisión.

Queremos permitir a los jóvenes sumergirse en la realidad de la vida; ser capaces de vivir con sus propios medios: saber montar una tienda, prote­gerse del viento, de la lluvia o del sol, encender un fuego con todas las ga­rantías de seguridad y prepararse la comida, con o sin gas, orientarse con las estrellas, caminar de noche sin linterna, etc. La naturaleza es escuela de vida. Sus lecciones son aprendidas y asimiladas con rapidez. El primer contacto con ella puede suponer un shock, pero rápidamente el muchacho se alegra de reencontrarse con sus reflejos, con sus instintos, con su ale­gría de vivir.

Sigue leyendo

La Formación del Carácter

Sin duda es uno de los cinco fines del escultismo más atractivo para los educadores:

La experiencia humana muestra que, si no se quiere ser una brizna de paja sacudida por las olas de la vida, sino, como decía B.P., ser capaz de conducir su propia canoa, hay que 

coger con firmeza el timón. Y esto exige carácter; esto es, coraje, determinación, energía, tenacidad, voluntad.

El escultismo llega a conseguir lo anterior tomando a los muchachos en serio, incluso si tienen doce años. Ponemos confianza en su honor y en la palabra dada; les confiamos responsabilidades reales, a la medida de sus competen­cias; les pedimos cuentas, etc. En definitiva, a través de las actividades en el campo, les pedimos que se esfuercen, que venzan las dificultades y los obstáculos de toda clase, que vayan hasta el límite de sus posibilidades, que se superen. El escultismo es escuela de valor, de coraje, de perseverancia. “Esforzarse repetidamente tonifica la inteligencia y da consistencia a la vo­luntad”.

Pero, aunque enseña el gusto por el esfuerzo, el escultismo no es escuela de sufrimiento. Debemos vigilar que los esfuerzos propuestos sean siempre progresivos, adaptados, no sólo a la voluntad del jefe, sino también a las posibilidades del chico, determinadas por su edad y su desarrollo. Estos es­fuerzos formarán parte de los juegos: el escultismo, aún siendo escuela de esfuerzo, es sobre todo una escuela alegre.

Sigue leyendo